logo de endor

¿Qué es la creatividad?

No cabe duda de que la creatividad es una de las facetas más importantes de la vida humana. La creatividad define nuestra relación con el mundo y con los demás, ya sea en el arte o en la tecnología.

Es una parte constante de la vida cotidiana y afecta a todo lo que hacemos. Aunque existen numerosas definiciones de creatividad, una cosa está clara: es un aspecto esencial de la naturaleza humana que debe cultivarse en todas las personas y a todas las edades.

¿Cómo se define la creatividad?

La creatividad es el proceso de crear algo nuevo, no todos se consideran creativos pero la realidad es que si pueden serlo, es un músculo y debe ser entrenada para tener la habilidad de hacerlo más rápido y efectivo.

Características más importantes

Cuando piensa en creatividad, ¿qué le viene a la mente? Puede que se imagine a un artista trabajando o a un científico en el laboratorio.

La creatividad no es sólo un proceso; es también un juego y una habilidad, una actitud y una forma de arte, así como algo que puede aplicarse a la vida cotidiana. Para entender mejor la creatividad e identificar las formas en que puede ayudarnos a ser mejores pensadores creativos y a resolver problemas.

Implica pensar con originalidad, haciendo las cosas de manera diferente a como se hacían antes (rompiendo viejos hábitos), poniendo a prueba las suposiciones sobre las cosas que nos rodean (pensando críticamente).

Utilizando nuestra perspectiva única sobre las cosas (combinando ideas), viendo conexiones entre temas/ideas/objetos/experiencias aparentemente no relacionados, etc., experimentando con nuevos enfoques hasta que uno funcione mejor que lo que existe actualmente.

La creatividad como juego

La creatividad es un juego. Es un proceso de exploración y experimentación en el que juegas con ideas, las pones a prueba, ves qué pasa y te diviertes haciéndolo.

Las personas creativas sienten curiosidad por el mundo que les rodea y quieren explorar las posibilidades de su propia mente para crear nuevas ideas. Tienen la mente lo suficientemente abierta como para dejar de lado sus ideas preconcebidas sobre cómo es la creatividad y cómo debe lograrse. No se ve restringida por limitaciones o barreras, sino que se nutre de ellas.

¿Cuál es el proceso?

El proceso creativo no es lineal. De hecho, es más bien un ciclo (que debes conocer si vas a trabajar con artistas).

Las etapas son:

  • Empatizar: Conoce a tu público y sus necesidades, deseos y anhelos. Esto puede incluir explorar sus sueños y ambiciones. Es importante hacer esto antes de empezar cualquier tipo de trabajo, porque ayudará a dar forma al producto de principio a fin.
  • Definir: Una vez que hayas aprendido todo lo que hay que saber acerca de quién es exactamente tu base de clientes y lo que quieren / necesitan / están en etc., entonces viene la definición de qué es exactamente lo que necesitan o quieren de cualquier oferta que les estás proporcionando, ya sea una aplicación, libro o proyecto de diseño web, etc.. Este paso también ayuda a determinar qué dirección o direcciones podrían funcionar mejor para resolver el problema en cuestión a través de diversos métodos, como las sesiones de brainstorming en las que se lanzan montones de ideas libremente sin juzgarlas hasta que alguien da con algo realmente bueno, lo cual ocurre raramente, pero cuando ocurre ¡se siente genial!
  • Idear: Ahora que ya tenemos nuestra idea definida en el paso nº 2, lo único que necesitamos son algunos detalles, como los colores, las fuentes, los logotipos, los gráficos, el texto, etc.

Necesita tiempo para evolucionar

La creatividad es el proceso de desarrollar nuevas ideas y pensamientos. Puede llevar tiempo desarrollar ideas y encontrar soluciones, recibir comentarios o hacer algo nuevo. Para ser creativo, tienes que darte tiempo suficiente para que tus ideas y soluciones evolucionen.

Una persona creativa es alguien que hace las cosas de forma diferente

Podría pensarse que las personas creativas son las que tienen todas las ideas, pero en realidad suelen inspirarse en otras personas o en algo que ven o experimentan. Incluso se podría decir que las personas creativas son muy buenas observando a los demás y tomando cosas que quieren utilizar en su propia vida.

Las personas creativas también tienden a experimentar y probar cosas nuevas. No se dejan limitar por lo que se ha hecho antes, sino que se inspiran en quienes les precedieron y lo utilizan como una oportunidad para crecer y cambiar. La creatividad no consiste sólo en tener nuevas ideas, sino en ser capaz de encontrar inspiración en casi todo lo que nos rodea, ¡incluso cuando nos enfrentamos al fracaso!

El proceso creativo consta de cuatro fases principales:

  • Preparación: El proceso creativo comienza con la preparación, que implica recopilar información sobre el tema que quieres crear. Por ejemplo, si estás escribiendo un ensayo sobre la historia de los bomberos en Estados Unidos, tu investigación te ayudará a fundamentar tu escrito y hacerlo más interesante para el lector.
  • Incubación: Aquí es donde se detiene la creatividad de la mayoría de la gente: se pasan todo el tiempo recopilando información, pero en realidad nunca hacen nada con ella. En esta fase, tienen que tomar esa información y dejar que se cocine a fuego lento dentro de ellos hasta que puedan ver nuevas conexiones entre las cosas o encontrar una solución que no estaba allí antes.
  • Iluminación: Una vez que se produce la iluminación (que puede ser sorprendente), la idea se vuelve clara como el día. Pero no te entusiasmes demasiado… en este momento sigue siendo sólo una idea. Necesitas una verificación antes de que alguien crea que lo que se te ha ocurrido realmente vale la pena.
  • Verificación: Ahora viene la parte difícil: poner en práctica tus ideas para que otros puedan experimentar lo que las hace tan especiales.

Por último: la creatividad no consiste sólo en asumir riesgos, sino en asumir riesgos inteligentes

Piénsalo así: si eres creativo, quieres crear algo que sea mejor que lo anterior. Cada nueva obra debe ser una mejora de la anterior o un perfeccionamiento de lo anterior. Cuanta más experiencia tengas siendo creativo y practicando tu creatividad, mejor te irá a la hora de asumir riesgos inteligentes, porque tu cerebro sabrá cómo ese tipo de decisiones pueden dar sus frutos a largo plazo.

La creatividad no es lineal ni sencilla; aunque hay algunos pasos que podemos dar para acercarnos a nuestros objetivos (como la lluvia de ideas), a veces las cosas no van a salir como las habíamos planeado y tendremos contratiempos por el camino; tenemos que aprender a afrontar estas situaciones sin desanimarnos. Si algo no funciona a la primera (o a la segunda…), ¡sigue intentándolo hasta que funcione! Este proceso requiere paciencia porque el cambio lleva su tiempo, pero no pierdas la esperanza.

Conclusión

Lo más importante que hay que recordar es que la creatividad es un proceso, no un acontecimiento. La creatividad puede aprenderse y practicarse, como cualquier otra habilidad. La clave está en seguir probando cosas nuevas hasta que lo consigas.

Otros post que te podrían interesar