7 Errores imperdonables del branding

errores-branding

Compartir


Publicado por


Una marca puede cometer innumerables equivocaciones durante su creación, lo que a largo plazo puede repercutir en tiempo y dinero perdido que no se puede recuperar. Incluso puede perder la oportunidad de dejar marca en la mente de los consumidores o, en el peor de los casos, dar el impacto equivocado.

El proceso de creación de la marca involucra una serie de procesos metódicos que se tienen que hacer a conciencia para finalmente juntar todas las partes y tener una marca fuerte, coherente y exitosa.

Cuando se piensa en lo que involucra tener una marca, se puede confundir con los elementos gráficos como son el logotipo y el naming, como si fuera lo único que se necesita para que una marca exista. Si bien son elementos esenciales, hay muchos más factores que también impactan en los consumidores y en todos se pueden cometer errores.

Los siguientes son aquellos errores que más pueden afectar negativamente a la hora de crear una marca:

  1. Un mal nombre

¿Por qué algo que parece fácil puede resultar en un desastre? La razón de ello es que al momento que se inicia un proyecto o negocio se vienen a la mente millones de ideas de nombres que, aunque suenen bien, no necesariamente son ideales.

Los errores en los que se puede caer al momento de hacer un naming son:

  • Nombres con dominio no disponible
  • Asociaciones negativas o nombres alternos
  • Dificultad de pronunciación y remembranza
  • Nombres complejos que no reflejan la marca
  • Limitaciones para diversificación futura
  • Nombres genéricos que no destacan
  • Similitud extraordinaria a la competencia

La tarea de naming no es un área muy apreciada en el proceso de Branding, pero muchas veces puede ser hasta aún más importante que lo gráfico dependiendo del tipo de marca.

naming-importancia-en-branding

  1. Ausencia de registro legal

Uno de los peores errores y probablemente el que más se deja pasar en la informalidad es el registro de la marca. A veces, esto se puede deber a que se desconoce la importancia que tiene, porque se deja para lo último o simplemente no se sabe cómo hacerlo.

Registrarse para declarar la actividad de un negocio con fines fiscales no avala el seguro y protección del concepto e identidad de la empresa, por lo que se puedes sufrir de plagio o robo de identidad si se tarda mucho en hacerlo.

Cuando no se tiene poder legal sobre una marca, se corre el riesgo de perder no solo recursos monetarios sino todo el tiempo invertido en el trabajo.

En el caso contrario, también puede suceder que una nueva marca se meta en problemas legales por usar un nombre o un gráfico similar al de una que ya operaba, todo por no hacer la investigación previa para asegurarse que no se infrinjan los derechos de nadie.

El nombre, slogan, concepto e identidad que forman parte de la propiedad intelectual de un negocio es un activo para toda la vida. Una muy buena opción es dejarle el trabajo a un equipo de branding que se encargue de construir todos los elementos de marca y se asegura de poder registrarlos.

  1. Difícil adaptación y poca flexibilidad

Las marcas necesitan ser flexibles y dinámicas al cambio si el momento lo requiere. De otro modo, se quedarán estancadas en el tiempo y perderán relevancia entre la competencia.

Esto se refiere a la capacidad de cambio en forma, diseño y branding que puedan significar un avance para el negocio pero sin perder la esencia de la marca. Allí es donde surgen las innovaciones y pueden aparecer ofertas de valor para el consumidor.

La experiencia del usuario siempre demanda más y más, por lo que cualquier oportunidad de mejora para la marca representa una fortaleza para el producto o servicio.

flexibilidad-de-marca-ejemplo

  1. Oferta de valor deshonesta

Una marca debe basarse en realidades, no en promesas inexistentes. Es un error mentir en cuanto a lo que ofrece, porque el choque de la realidad puede decepcionar a los consumidores.

Una marca es una promesa que se debe mantener con el tiempo y no hay que exagerar con atributos que no son propios de la marca porque tarde o temprano termina siendo contraproducente. Al pensar en la competitividad deshonesta y de camino fácil se pierde el verdadero valor interno.

  1. Elementos de identidad olvidados

Al desarrollar una marca no solo se necesita de un nombre y un logotipo, también existen otros elementos importantes que conforman toda la identidad de la marca y que suelen ser ignorados pero son necesarios para el manual de identidad. Estas son guías que definen la personalidad de una marca y que sin ellas sería como caminar sin rumbo.

  • Logotipo
  • Tipografía
  • Reforzadores y frases comerciales
  • Voz de marca
  • Paleta de colores
  • Valores
  • Portavoces y personajes

El manual de identidad pone en orden toda la idea de la marca y lo trabaja en conjunto para transmitir lo que se desea. Cuando no se tiene uno, no se puede saber qué dirección se ha tomar en cuanto a estrategias de publicidad y decisiones, cayendo en manos de mercados equivocados.

Es excelente tener un manual con todos estos elementos para garantizar consistencia y además explicar cómo deben aplicarse en cualquier espacio.

  1. Redes sociales desatendidas

Las redes sociales son un canal de comunicación que abre la puerta a audiencias enormes y proporciona acceso a funciones de delimitación de mercado nunca antes vistas. Son herramientas complejas que requieren la atención de profesionales.

Tiene lógica pensar que nadie puede manejar las redes sociales de una empresa mejor que los directivos, porque ellos son los que más la conocen y saben qué le quieren mostrar al mundo, pero no siempre es lo ideal.

Una red social corporativa ya sea Facebook, Instagram o Linkedin no puede monitorearse como una cuenta personal a la que solo se le hace caso cuando se tiene rato libre. Pensar así es un error en el que muchas personas caen y termina afectando a su empresa.

marketing-en-redes-sociales

  1. Poca susceptibilidad al crecimiento

No hay que correr de prisa, pues no todas las empresas funcionan a nivel internacional ni tienen como meta salir de una zona geográfica específica, pero para aquellas empresas que sí lo tienen contemplado para el futuro ya deben tener previstos unos cuantos factores.

  • Saber adaptarse a las culturas donde tu marca se transfiera.
  • Tener un enfoque universal a través de un concepto estándar que se pueda duplicar a donde vayas.
  • No forzar el crecimiento, ya que no todas las empresas tienen la capacidad para expandirse y  les funciona quedarse en el mercado que ya tienen, de otro modo perderían su distintivo.

La clave en la creación de una marca es contar con la preparación e inteligencia para ver venir potenciales problemas y resolverlos antes de que surjan. Solo así se podrán evitar cometer estos errores al hacer una marca.

¿Quieres empezar un proyecto de branding? ¡Te ayudamos!

¡Nos encanta leerte! Deja tu comentario y cuéntanos, ¿Qué te parece?

contacto@grupoendor.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *