/
/
THE BEATLES: UNA MARCA CON RITMO

THE BEATLES: UNA MARCA CON RITMO

The Beatles, una marca con ritmo

Llegó el momento de trabajar y necesitas esa luz inigualable de la creatividad. Te sientas frente a tu escritorio, prendes tu computador, abres el programa que ocuparás y… espera, falta algo muy importante: la música de fondo. En especial The Beatles, que te hará sentir como Sylvester Stallone entrenando en la nieve (pequeña referencia a Rocky 4).

El branding es algo que también se vive en nuestro día a día, incluso en la música que escuchamos. En esta ocasión, hablaremos de una marca increíble que pertenece a la banda más emblemática de la historia: The Beatles.

Primero, un poco de contexto por si este género musical no es lo tuyo (pero el branding si)

Los Beatles (o The Beatles) son una banda de rock fundada el año 1960 en Liverpool, una ciudad al noreste de Inglaterra.

John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr fueron los 4 integrantes de este fenómeno que ha traspasado fronteras y generaciones hasta el día de hoy.

Seguramente alguna vez has visto el logotipo ”The Beatles” en muchas cosas como playeras, gorras, tazas, llaveros, etc. Lo que te contaré a continuación tiene que ver con este logotipo y Ringo Starr:

Era primavera en el año 1963. Muchos conciertos y presentaciones en la televisión hicieron que The Beatles comenzara a ser una banda conocida y admirada por muchos.

El baterista, Ringo Starr, necesitaba una nueva batería. Por ello, junto con Brian Epstein (quien era el manager de la banda), hicieron un viaje a varias tiendas de instrumentos en busca de este nuevo kit. Fue así como llegaron a la tienda de música Drum City.

Ringo quería una batería Ludwig, pero el logo de dicha marca aparecía en el bombo. Fue por esta razón que Epstein decidió que sería mejor que también estuviera el nombre de la banda.

Le encargó esto a Ivor Arbiter, propietario de la tienda, con unas cuentas indicaciones. Es aquí en donde empieza el brief.

Epstein buscaba que este nombre estuviera escrito de una manera sencilla, elegante y que representara lo que Ringo era en la banda: la persona que marca el ritmo y el tiempo.

Esto fue algo complicado ya que Ivor Arbiter no había escuchado hablar de ninguno de los 4 integrantes de la banda, pero aceptó el reto.

Así que tomó un lápiz y empezó está maravillosa creación. El nombre se veía un tanto extraño, ya que la B y la T eran más largas comparadas con el resto de letras.

¿Por qué hizo esto?

La razón de ser de este ”guiño” fue enfatizar la palabra BEAT y así dejar claro lo que Ringo haría marcando el ritmo en ese bombo.

No se si en esta etapa ya lo podamos llamar logotipo, ya que esto no era lo que se buscaba como tal. En mi opinión, se volvió un logotipo de una manera inesperada. Pero bueno, muchas cosas increíbles e icónicas nacen de pura inspiración y en un instante.

¿Tú qué opinas?

Pero bueno, volvamos a la historia. Después de crear este logotipo, que años más tarde se volvería igual de emblemático que las canciones de The Beatles, llegó el momento de plasmarlo en el bombo.

Eddie Stokes, un calígrafo local, se encargó de hacer esta tarea.

Si no te basta con esta historia super interesante de una marca que nació repentinamente, te tengo 4 datos muy curiosos de esto:

El primero fue algo que pasó al momento de pagar: Hacer uno de los logotipos más icónicos en la historia del rock con una de las bandas más importantes del género ¿Cuánto hubieras cobrado tú por este trabajo?

Lo que Ringo y Epstein pagaron fue algo que no te imaginas, pues la tienda cobró 5 libras por el trabajo. Una cantidad ridícula si tomamos en cuenta el impacto que este tuvo para los fanáticos de la banda.

El segundo dato curioso de esta historia es algo que tendrás que ir a comprobar, pues sorprendentemente el logotipo de la banda de Liverpool jamás fue utilizado en las portadas de sus álbumes originales.

Cuando Ringo y Epstein fueron a aquella tienda a pedir algo para la batería, era literalmente para la batería. Dicha marca solo se podía ver en el parche del bombo. 

Siendo una marca que solo vivió en conciertos, fue hasta la década de los 90 que se convirtió en una marca oficial. Registrada por la marca Apple Corps, corporación fundada por el grupo en 1968.

Tercer dato curioso. Recordemos que esta tipografía fue diseñada a mano, carácter por carácter. Pero tiempo después, se creó una tipografía tributo inspirada en el logotipo llamada Bootle.

Último dato curioso de esta historia. ¿Recuerdas las 5 libras que cobró la tienda? Bueno, el parche original que le vendieron a Ringo en ese momento, fue vendido en una subasta en 2009 por 72 mil libras.

Esta historia nos enseña una cosa. Nunca sabemos si nuestro trabajo será para una persona o varias personas que tendrán un gran impacto en el mundo… y también que 5 se puede convertir en 72.

Si te gustó esta historia sobre la marca The Beatles, te invitamos a seguir creándolas e informándote con nosotros. ¡Da click para acceder a nuestro blog sobre branding, marketing, negocios y publicidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.