/
/
La videografía en video corporativo: ¿cómo iniciar?

La videografía en video corporativo: ¿cómo iniciar?

El video corporativo, así como otras formas de producción audiovisual, se han convertido en piezas claves del ajedrez del marketing. Si una cuenta aspira a tener presencia digital, necesita hacerlo a través de imágenes en movimiento y sonido.

El video corporativo y más tareas en manos de producción audiovisual

En este episodio de Pasados de merca, el podcast de ēndor, nuestro productor audiovisual Javier Bacelis conversa con Feyo sobre la creación de contenido audiovisual y su rol dentro de la agencia de marketing.

¿Estás listo para verlo? ¡Luces, cámara, acción!:

Disfruta el podcast en YouTube, Spotify, Apple Podcasts o donde sea que nos quieras escuchar. Mientras tanto, puedes seguir leyendo para conocer más de qué están hablando: 

Claves del video corporativo y producción audiovisual

A lo largo de su experiencia trabajando en el área de producción audiovisual, Javier y Feyo aterrizaron sus más importantes claves para trabajar en video corporativo, sesiones de fotografía, grabación de audio y más:

  • Resolución de problemas
  • Actitud de navaja suiza
  • Espíritu autodidacta
  • Versatilidad y comunicación
  • Balance de imaginación y enfoque

Resolución de problemas

Cuando estás en medio de una situación en curso, justo comenzando el photoshoot o con todo listo para comenzar a grabar un video corporativo, hay que saber cómo hacer que las cosas funcionan.

El productor audiovisual tiene una tarea clave en la resolución de problemas: de todo puede salir mal, y cualquier tipo de problemática puede surgir. Cuando tienes a todo el equipo y el talento listo para comenzar, no puedes perder tiempo para resolverlo.

Eso no significa entrar sin preparación. Saber reolver problemas significa llegar con una tarea de preparación exhaustiva, encima de tener toda la experiencia y visión necesaria para improvisar en el momento si es que se requiere (y con las tantas fichas que hay en el tablero audiovisual, es probable que se requiera).

Esto no es nada más ni nada menos que una extensión de la creatividad necesaria en este tipo de trabajo. Ese es el verdadero trabajo audiovisual.

Actitud de navaja suiza

La industria creativa está llena de todólogos, pero pocos tienen tantas armas en su arsenal y ases bajo sus mangas como los que trabajan en lo audiovisual.

Intenta visualizarlo: luz, sonido, cableado, equipo técnico, dirección actoral, cinematografía, herramientas digitales, preproducción, producción y posproducción. Hay que saberlo de todo un poco.

No solo se trata de conocer a fondo las herramientas, sino de tener la capacidad para aprender a usarlas sobre la marcha

Pero nadie puede conocer a fondo todo. Para eso está el networking: el productor audiovisual también tiene en su cartera a los contactos necesarios para, pase lo que pase, siempre tener una mente y manos capaces encima de la situación. 

Espíritu autodidacta en video corporativo

Hacer labores como video corporativo significa saber de todo un poco, como ya mencionamos, y es muy difícil aprenderlo todo en la escuela.

Más bien, quienes son parte de esta área en las agencias de publicidad deben haber desarrollado una capacidad autodidacta enorme, que es por sí mismo algo que se necesita aprender.

Ya sea de tutoriales en Internet, de colegas o simplemente teniendo las herramientas en mano, siempre hay que estar aprendiendo. Hasta del resto de la agencia, aunque su área no sea la audiovisual, se puede aprender mucho para integrar perspectivas nuevas.

Se trata de crear una situación en la que puedas improvisar, explorar y, aparte de solventar la necesidad, tomar nota mental para aprovechar el descubrimiento más tarde.

Hay mucho aprendizaje sobre la marcha. El profesional debe tener la capacidad de encontrar y descubrir cómo aprovechar las herramientas que tiene a la mano.

Versatilidad y comunicación

En el área audiovisual, es común recibir ideas o peticiones por otras áreas que, puesto en términos simples, no se pueden hacer.

Pero la situación es que lo que menos se puede hacer es dar un “no se puede”

En cambio, la tarea debe ser de ser receptivo, aprender a escuchar y canalizar las ideas hacia algo que sí sea posible, explicando cada etapa del razonamiento.

El objetivo es que ninguna idea simplemente se descarte, sino que se encuadre desde una nueva visión. Eso es versatilidad.

A la par, la comunicación es necesaria para cualquier labor en equipo, y la audiovisual no es una excepción. Entender y expresar son verbos de todos los días en el trabajo creativo.

En fin, un buen productor de video corporativo siempre te va a dar una solución y nunca un no

No se puede un “no se puede”.

Balance de imaginación y enfoque

Estas dos vertientes, por más opuestas que parezcan, son profundamente necesarias para hacer trabajo creativo de todo tipo, especialmente el audiovisual.

Necesitas imaginación para pensar fuera de la caja y concebir ideas innovadoras para tu trabajo creativo.

Por el otro lado, sin enfoque, esas ideas se quedan en lo abstracto y nunca se aterrizan en algo accionable.

Aprender a resolverlas en balance es clave. Demasiado de una y tus ideas son imposibles de concretar. Demasiado de otra y estás haciendo lo mismo que todos los demás.

Las ideas surgen, pero darles forma congruente es un enorme trabajo.

¿Qué te parecieron estas claves? ¿Consideras que son buenas guías para el trabajo creativo en video? Si tienes más, ¡no dudes de decirnos en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *